2018. Sábado 13 de octubre. Hotel Le Coq Hardi a Rabat

<< Jornada del 12 de octubre. >> Jornada del 14 de octubre.

Hoy toca ir desde el Hotel Le Coq Hardi (a unos 30 minutillos de Marrakech) hasta Rabat. Es una etapa ya de “regreso” para mí, porque Marrakech no la soporto. Respecto a Casablanca, la idea de visitar la Gran Mezquita teniendo en cuenta que la última vez que pasé la visita para “los infieles” era a partir de las cinco de la tarde hora local me trastocaría toda la jornada, y para dar vueltas alrededor de la Gran Mezquita…como que lo he hecho varias veces, así que no pasaré por la “capital económica del reino”.

Mapa del 13 de octubre de 2018
Mapa del 13 de octubre de 2018

En éste viaje el tema “tecnología e Internet” me está fallando más de lo que pensaba. A no poder navegar a través del Google Maps (parece que la red telefónica marroquí no la da Google como apta), se une la deficiencia de coberturas incluso en lugares muy próximos a grandes capitales.

En Merzouga lo esperaba, porque ya conocía el problema, pero en el complejo “Le Coq Hardi”, en las afueras de Ait Ourir, que no es ninguna travesía, y a menos de 35 Km de Marrakech, me ha dejado un poco descompuesto.

El turista busca hoteles y dicen…caray, si tiene WiFi, pero claro, en la mayoría de los establecimientos que no se encuentran en grandes ciudades la conectividad a Internet se ofrece a través de un router que dispone de una tarjeta móvil de telefonía, por lo que si tu cobertura móvil (si llevas tarjeta marroquí como es mi caso) apenas es capaz de tirar con simples mensajes de Whatsapp, el “cacareado” WiFi de tu establecimiento dará esa o peor cobertura, ya que siempre habrá gente enganchado a ese WiFi con la misma esperanza que tú de tener Internet.

¿Y en qué me afecta eso? Pues en que al llevar un viaje “abierto”, la idea era ir reservando los hoteles tras decidir hacia dónde iba a ir, generalmente, el día antes como muy pronto, o en el mismo día.

Para ello, pues como cualquiera, suelo tirar de “Buscadores” y “Comparadores”, pero claro, para quien no entienda cómo funcionan debéis saber que dichos comparadores (sea el que sea) no es una simple página web, sino que es todo un motor de búsquedas que necesita de realizar muchísimas conexiones simultáneas pues por ejemplo: para que le indiques el día, el tipo de establecimiento, los filtros, te muestre resultados, las imágenes…y un largo etcétera, por lo que si no puedes enviar un mensaje de Whatsapp el usar un comparador o un buscador es tarea imposible, por lo que tuve que pedirle a mi mujer que me reservara algo en Rabat y luego me enviara la reserva por email.

Vamos, que “pasarse” de tecnológico en Marruecos no siempre funciona. Pero por si alguien entra “en pánico” tras escuchar esta afirmación, que se quede tranquilo, siempre queda parar cerca de una gran ciudad o de una de las múltiples antenas de telefonía móvil que verás, o, cuando llegues a la ciudad, pues como siempre, vas a un hotel, o preguntas por un hotel, preguntas el precio y si te gusta y las habitaciones, pues te quedas, como antes, que los comparadores son de hace un “rato”.

Mejor desayunar tranquilo y olvidarme un poco de la tecnología.

Desayuno en Le Coq Hardi
Desayuno en Le Coq Hardi

Pongo el nombre del hotel que me ha reservado mi mujer en el GPS y sin problemas…” Ir” …” Calculando” …ea, cuando quiera, la opción de navegador es una gozada.

En el parking interno que tiene el hotel hay otra moto, una KTM 1290 italiana que maneja una pareja de “maduritos” italianos, me llama la atención que chaqueta motera sí que llevan, pero pantalones vaqueros y botines de trekking, cómodos sí que van, pero ir sin protecciones después de recordar la de obras por las que he pasado no me parece buena idea…en fin, cada uno hace lo que cree mejor.

El día está bueno y no tardo en llegar a las inmediaciones de Marrakech. Podría coger la Autopista para ganar tiempo, pero tampoco tengo prisa y las carreteras nacionales son más entretenidas.

Ciertamente la nacional N9 se encuentra en muy buen estado, tampoco hay excesivo tráfico hoy, por lo que permite mantener una velocidad de crucero digna. No hay tantos cruces de pueblos y travesías como pensaba, aunque lo que sí que está costando trabajo es no acabar en la autopista, el GPS se empeña en llevarte, y parece que han aprovechado parte de la antigua nacional para la autopista, por lo que mi mapa desactualizado hace por ir por donde ahora es autovía.

Cruce con rotonda grande sin indicación ninguna, el GPS dice: para la izquierda, la lógica: todo recto que es carretera ancha y parece principal …uuuummmmm…bueno, voy a asomarme a la izquierda, total, aprovecho para beber un poco de agua…efectivamente, puente y obras que te meten de lleno en la autopista…cómo no.

Por la Nacional 9
Por la Nacional 9

Voy cómodo y por la nacional, así pues, doy la vuelta y al llegar a la rotonda, en este sentido sí que hay un cartelón indicando que tirando antes recto iba hacia Settat, mi destino en este momento…qué pasa, ¿no les ha llegado el presupuesto para un cartel en el sentido principal? Son lo que no hay.

«Como el depósito de mi moto no es de los de mayor capacidad, cuando bajo de los 100 km de distancia con lo que me queda de tanque (según el ordenador) busco dónde repostar. Paro en una travesía, es día de mercado, mucho lío y gente de un lado para el otro. Arranco y veo cómo chalado con una Mobilette hace una incorporación en sentido contrario a lo “Marc Marquez”, por supuesto, la moto resbala de detrás y porque el picha es alto y con un «chancletazo» evita dejarse los dientes en el asfalto, pero todavía va doliéndose del pie intentando que no se note…jajaja, menudo pirado, lástima no llevar la GoPro, con esto seguro saca alguien un vídeo viral… ”El chancletazo”…chumba, chumba, chumba….a tooopeeee.

Cruzar Settat resulta siempre bastante entretenido. Esta ciudad cada día es más grande y, al menos, la vía principal está muy cuidada. Vas viendo cosas y no hay más que seguir la carretera principal, eso sí, con cuidado de no pasarte de la velocidad indicada, que hay radares acechando.

Ya estoy llegando a Casablanca, el estómago me recuerda que va siendo hora de almorzar y aún queda llegar a Rabat y encontrar luego el hotel, así que decido que me lleve el GPS hasta la autopista.

Entro por un acceso cercano a un área de peaje y me junto con un grupo de BMWs españoles que también están empezando a subir…saludos.
Hace más viento en la autopista y tengo que mantener más presión en los brazos, ya empiezo a sentir bastante el cansancio acumulado, y los antebrazos, especialmente el derecho me está molestando mucho, la picadura de la puñetera avispa me colea, tengo el antebrazo un poco inflamado a pesar de haberme tomado algún ibuprofeno, menos mal que en un rato estoy en Rabat.

Rabat, sus radares y su circulación, el GPS me está viniendo de fábula, el hotel está cerca de la Torre Hassan, así que toca atravesar casi toda la ciudad, sólo meto una vez la pata… perdón “Garmincito”, “mea culpa”… la costumbre de no hacerte mucho caso en éste viaje… por suerte sólo pierdo unos minutos.

Llego casi a las cuatro de la tarde. “Reservation”… Booking, le digo, se pone a buscar y a buscar…nada, el picha no la encuentra… Problem?… “No, no problem”… No problema pero me la estás haciendo a mano.

La habitación no está lista y no veas el pestazo a tabaco que tiene…”quins minuts, quins minuts” dice una camarera de hotel mientras le echa la bronca a otra que debe haberse escaquedado de hacer la habitación…

¿Quince minutos? Pues va a ser que paso de esperar que hay hambre, dejo el casco y el macuto dentro donde no estorbe demasiado y me piro a buscar dónde comer.

Al menos, cerca hay un sitio de comida rápida y de brasas, me siento y se come muy bien, pedí ensalada y brotechas mixtas, la verdad es que pensaba que los platos eran más pequeños, pero entró todo…había que sacrificarse por la causa…jijijiji.

Comer Rabat.
Comer Rabat.
Comer Rabat.
Comer Rabat.

Pienso en echarme una siesta para “macerar” el almuerzo, me tumbo y cuando ya estoy casi dormido…”toc-toc”…un momento…la camarera de piso para traerme toallas y papel higuiénico…cagon tó…¿no eran quince minutos?

Intento recuperar el sueño que me estaba entrando pero ya no lo logro, así que descanso un rato y me marcho a pasear por Rabat.

El Mausoleo y las explanadas con la Torre Hassan son impresionantes, puedes buscarte unas sombras y estar un rato tranquilo, es un buen sitio para hacer unas fotos y relajarse.

Maousoleo de Mohamed V
Maousoleo de Mohamed V
Maousoleo de Mohamed V
Maousoleo de Mohamed V
Maousoleo de Mohamed V
Maousoleo de Mohamed V
Maousoleo de Mohamed V
Maousoleo de Mohamed V
Torre Hasan.
Torre Hasan.
Torre Hasan.
Torre Hasan.

Luego bajo andando hasta la zona del pequeño puerto pesquero y las Kasbah des Oudayas…una zona estupenda para pasear y ver el atardecer.

Paseando por Rabat.
Paseando por Rabat.
Paseando por Rabat. Zona del río.
Paseando por Rabat. Zona del río.
Paseando por Rabat. Zona del río.
Paseando por Rabat. Zona del río.
Torre Hasan.
Torre Hasan.

Regreso al hotel previa parada en un Chawarma para cenar y a ver un rato la tele.

Ya en el hotel mi mujer me advierte que viene “Leslie”, un huracán con fuerza 1 que previsiblemente tocará Ceuta y toda la costa norte de Marruecos, desde luego, viendo la imagen de la previsión parece que mañana voy a tener un día jodido, y yo que esperaba hacerme un poco el remolón… pero cuanto antes salga mejor…en fin, reloj a las ocho nuestras que es una hora menos en Marruecos, más temprano no me ponen de desayunar y hay que coger fuerzas por “Leslie”.

De ésta jornada no me pareció interesante realizar una grabación del trayecto.

<< Jornada del 12 de octubre. >> Jornada del 14 de octubre.

Deja un comentario