Marruecos con niños

Marruecos con niños.

Niños y viaje a Marruecos suele abrir en nuestra mente todo un abanico de preguntas e incógnitas sobre su conveniencia o no ¿Qué edad es recomendable que tengan nuestros hijos para viajar al Reino Alauí? ¿Es seguro viajar a Marruecos con niños pequeños? ¿Será una odisea solventar cualquier problema de salud en Marruecos? Y otras dudas similares.

Marruecos es un país seguro y amable, echa un vistazo a los post:

Uno de los problemas que tiene Marruecos a la hora de viajar con niños es que aún está poco las áreas exclusivas de recreo para ellos, especialmente en las zonas del sur. Por el norte y grandes ciudades ya es más normal encontrarte cafeterías con columpios y zona de recreo, ludotecas, etc.

También no olvides lo chulo que es para ellos el visitar un zoo, como el de Rabat, no todo tiene por qué ser turismo de playa y arena. Los zocos también pueden ser un lugar divertido para ellos. Así como viajar a lomos de un dromedario, caballo, mula o burro. Una buena opción es buscar hoteles con piscina…eso siempre les hace ilusión.

Puedes realizar turismo convencional, turismo activo, de naturaleza, de ciudades, lúdico… es cuestión de adaptar el viaje para que todos tengan su “trocito” de aventura.

TEN MUY PRESENTE LAS FECHAS en las que vas a ir a Marruecos, el visitar Marrakech o el desierto en épocas de calor intenso (verano), puede ser mala idea, será un viaje agobiante y pesado. Marruecos dispone de muchísimos sitios de interés a lo largo de todo su litoral, medita bien por dónde ir. Te pongo un ejemplo, siempre quise celebrar mi cumple en el desierto (julio), pues bien, lo hice, pasear por las hamadas provocó que la suela de mis botas se derritieran, la batería de mi coche hirvió, eso sí, las noches preciosas, pero tomé destino al tercer día para la costa, y eso que iba solo. Deseo cumplido pero no más, el siguiente cumple en Essaouira.

SOBRE LOS ALOJAMIENTOS: En Marruecos existen varios tipos de alojamientos: casas, hoteles, campings, Riads… y posiblemente los más pintorescos sean los Riads, pero éstos suelen presentar algunos problemas. El primero es que suelen estar llenos de escaleras estrechas y con escalones altos, lo que es un problema para niños de corta edad y el equipaje. Además, suelen estar dentro de una Medina, que aunque puedan hacerlos más “auténticos” si vas bien cargada será un obstáculo más que salvar. El tercer problema es que aunque te dirán todos que hay aparcamiento cercano, la mayoría de las veces ni será tan cercano o mucho menos fácil encontrar un sitio en ellos, ya que las zonas de las medinas sufren de mucha carga circulatoria. En resumen, si quieres alojarte en un Riad te aconsejo o que vayas ligero de equipaje o con niños de una edad por la que no tengas que estar sufriendo por las escaleras o si llevas un vehículo asegúrate, por ejemplo con Google Maps, que tiene estacionamiento cercano y con bastante capacidad, si no es así, te sugiero mejor un hotel o una casa de alquiler en una zona de fácil acceso.

PREMISA IMPORTANTE: ESTÁIS DE VIAJE, es decir, VOSOTROS adultos y ELLOS, los niños. Y si quieres recorrerte todo los puntos que has encontrado “imprescindibles” para conocer Marruecos, tienes dos opciones: tener muchos días o dividirlos para varios viajes.

Aunque hay muchísimo que ver por todo Marruecos, los puntos considerados como más “turísticos” suelen estar muy distantes, lo que conlleva a pasar muchas horas encerrados en un medio de transporte para llegar a ellos, cosa que puede provocar que tus niños odien el viaje y protesten constantemente, formen pataletas y acabéis teniendo un mal recuerdo del viaje, pero tenlo en cuenta, habrá sido por vuestra culpa, por una mala planificación.

No es malo que hagas una agenda para el viaje, pero sé flexible, no te la tomes como las Tablas de la Ley. Es más, hazlos partícipes en la construcción del viaje, contándoles cosas y escuchando sus opiniones cuando estéis preparando la agenda.

Si viajas a Marruecos en coche revisa que lleves toda la documentación necesaria y deja sitio para alguno de sus juguetes preferidos. Por cierto, comprueba que lleves la carta verde del seguro internacional de tu coche al día y que tu aseguradora cubra Marruecos. Además, lleva contigo tu calienta leches/potitos. Si aún no lo has comprado (o si ya lo tienes comprueba su potencia), te recomiendo que adquieras uno que no tenga un consumo de potencia muy elevado, ¿por qué? Porque con un conversor de corriente para el coche (de los baratos, no hace falta demasiada potencia, pero sí que cubra más que el del calienta leches) y una regleta (que luego podrás usar para multiplicar los enchufes en el hotel o tu lugar de descanso) no sólo podrás preparar la alimentación de los niños, sino que podrás ir cargando durante el trayecto tus dispositivos electrónicos o mantener la corriente a los DVDs portátiles o Tablets que uséis para que los niños viajen distraídos visionando películas o jugando.

Contrata un seguro médico y de repatriación de viaje para todos los miembros de la familia. En todas las ciudades con cierta importancia disponen de hospitales y clínicas, siendo la sanidad privada mejor que la pública.

Puedes encontrar alimentación específica para niños y bebés por todo Marruecos, especialmente en grandes ciudades y farmacias, pero quizás no encuentres tu marca preferida de potito o su leche específica. Procura llevar bien atado éste tema. Los pañales también son fáciles de encontrar.

Con respecto a la medicación, existen multitud de farmacias por todo el país, pero si necesitas algún tipo de medicación específica, mejor que viaje contigo a tener que encontrarla. Échale un ojo al post Botiquín básico para viajar en familia.

Niños de 0 a 2 años

Posiblemente éste sea el rango más crítico de edad a la hora de provocar dudas sobre el viaje, porque a partir de los 2 años son mucho más autónomos y fáciles de guiar para cualquier tipo de viaje… hasta que sean adolescentes que dirá alguno.

Para mí, el momento de viajar es a partir de la cuarentena y, sobre todo, cuando la madre esté completamente recuperada y os manejéis con la suficiente confianza con vuestro bebé como para realizar un viaje, que en éste caso, deberéis planificar el viaje de tal forma que su rutina no se vea alterada, y pensando en un viaje tranquilo, mejor varios días en poquitos lugares y no muy distantes entre ellos, a los días justos para visitar un montón de lugares y destinos distintos.

Para dar el pecho en Marruecos es mejor que busques lugares con cierta intimidad a que lo hagas en una zona pública. Por ejemplo, si es en un parque o similar un lugar más apartado del paso. En una mesa más alejada de la puerta de una cafetería o restaurante, dentro del coche, etc.

Salimos ya o nó.

¿Salimos ya?

Niños a partir de 2 años

Desde los dos años los niños pueden disfrutar plenamente de su viaje por Marruecos, simplemente te recomiendo etapas de desplazamiento durante el viaje no superiores a cinco horas, a ser posible aprovechando parte de las horas de siesta o de sueño.

Por ejemplo, si vas a ir del punto A al punto B, en vez de salir después de desayunar, puedes hacerlo después de almorzar y así tienes un par de horas de tranquilidad durante la siesta. Dirás que llegarás al punto B de noche, seguramente, según en la estación del año en que te encuentres oscurecerá pronto o más tarde, pero el desplazarte sin gritos, peleas y pataletas hará mucho por tu tranquilidad y disfrute de las vacaciones.

Un trineo de esos de plástico que venden los centros de deportes te servirá tanto para divertirte en la nieve como en la arena. ¿Hemos dicho arena? Con un kit de cubito y pala típico de playa tu hijo se pasará horas “moviendo las dunas de lugar”. ¿Y su coche teledirigido favorito saltando desde las rocas o las dunas? Y algún balón, ¿que ocupa mucho? Pues de los hinchables (en ese caso llévate al menos dos, por los pinchazos). Y cualquier cosa que pueda servir para que quemen energías, disfruten y además hagan algo de deporte, que no todo sea ponerles películas en el coche.

Si tus niños no son de gran variedad a la hora de comer no es mala idea llevar su comida si vas en coche o buscar dónde hagan arroz blanco, una tortilla. Igual no son amantes de los tagines, el cus-cus o de las frituras de pescado. Eso sí, pan, quesitos y lateríos encontrarás en cualquier lugar.

Si vas a recorrer mucha distancia realiza varias paradas, no sólo para hacer pipí, puedes aprovechar mientras preparas la comida cualquier zona despejada para que echen un rato de juego o un rato en la playa.

Recuerda: si ellos disfrutan vosotros disfrutaréis más y, cada vez que digáis la palabra “vacaciones”, saltarán de alegría.

Por cierto, si vais a pasar por la zona del Medio Atlas (Azrou), no olvidéis parar a darles cacahuetes a los monos, lo pasarán genial y servirá de descanso.

Niños alimentando a los monos

Alimentando a los macacos del Atlas

Hasta aquí los consejos específicos sobre Marruecos. Te recomiendo que eches también un vistazo al post Consejos para viajar con niños.

Ah, y disfrutad de vuestro viaje.

Deja un comentario