Essaouira

Marruecos. Essaouira. La bien trazada

Essaouira es uno de mis rincones preferidos de Marruecos. Una pequeña ciudad de enorme belleza y muy bohemia. Su luz, sus rincones y sus paisajes son un constante deleite para quien la visita.

La historia de Essaouira es extensa. Los historiadores coinciden en datar en el siglo VII A.C., los primeros asentamientos fenicios en la zona, concretamente en las islas junto a la costa, atraídos por la púrpura, pigmento que se extrae de unos moluscos muy abundantes en la región, y que les da nombre “Islas Purpureas”.
Vista de Essaouira.

Hoy en día las islas se encuentran cerradas al público y son un santuario de aves, un refugio a las gaviotas, y a una especie rara, al halcón de Eleonore, un rapaz protegido que utiliza las islas como zona de reproducción de abril a octubre antes de regresar a Madagascar. Es posible observarlas con binoculares, especialmente de noche desde la playa de Essaouira.

En la época romana, la púrpura de estas islas adquirió una gran fama por todo el Imperio, acrecentando su importancia como puerto comercial y ciudad industrial, existiendo también una importante industria de salazón de pescado.

En el siglo X, la ciudad fundada en tierra firme pasó a denominarse Amogdul, tomando el nombre del Morabito Sidi Mogdul, patrón de la ciudad, pero en el siglo XV, los portugueses se instalaron en ella, pasando a llamarse Mogdura (Mogador).

De su historia apenas quedan algunos restos, como el fortín portugués de una de las islas Púrpura, ya que la ciudad, tal y como la conocemos hoy día, fué mandada construir y fundada por el sultán de la dinastía Alaouita Sidi Mohamed Ben Abdel-lah en 1764, quien encargó el diseño y construcción de la nueva ciudad, quedando tan satisfecho con su trabajo como refleja el nombre con el que fue bautizada la ciudad: As-Sawira, que significa “la bien trazada”, “la dibujada”, o “pequeño cuadro” (según las fuentes).

¿Cómo llegar a Essaouira?

Para llegar a esta hermosa ciudad dispones como aeropuerto más cercano el Aeropuerto Internacional Marrakech Menara.

A mí me encanta llegar haciendo uso de la carretera de la costa, con unos paisajes de gran belleza, por lo que una buena opción si quieres hacer uso del transporte aéreo puede ser el Aeropuerto de Casablanca Mohammed V, y ya de camino visitas Casablanca, luego bajas hacia El Jadida, y tomas la carretera costera hacia Essaouira, pero haz noche por el camino, tómalo con tranquilidad para disfrutar de las vistas.

Tanto desde Marrakech o desde cualquier otra ciudad marroquí, dispondrás de múltiples opciones de transporte, aunque el alquiler de vehículos es preferible hacerlo en grandes ciudades.

 

Tienes más información sobre el transporte en Marruecos en éste mismo blog: Medios de Transporte en Marruecos

¿Qué hacer en Essaouira?

Essaouira es un remanso de paz (algo menos en el verano) y especialmente agradable. Sus gentes saben que el turista viene a descansar y a disfrutar, por lo que encontrarte “pesados” y “plastas” que te agobien es, por suerte, extremadamente difícil, por lo que te encontrarás en poco tiempo como en casa.

Essaouira se encuentra  a algo menos de 200 kilómetros de la ciudad de Marrakech, con una autopista nueva, así que no tienes excusa, si viajas a Marrakech, guarda un par de días mínimo para visitarla

Su bello paisaje es realmente considerado uno de los más bellos de Marruecos, llevando el nombre de  “La Bella durmiente” o “La perla del Atlántico”.

Conocida como la ciudad de los alisios, deportes como el windsurf, kitesurf  y surf, encuentran en sus costas amplias áreas para su práctica.

Su medina fue inscrita por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad en 2001, por lo que perderse por sus calles es obligado para disfrutar de Essaouira.Ciudadela de Essaouira.

Ciudadela de Essaouira.

Ciudadela de Essaouira.

Como ciudad codiciada, Essaouira está protegida por un importante dispositivo defensivo hecho de bastiones fortificados, construida para sostener el puerto, la Sqala se armó con gran cantidad de cañones. Podrás caminando a lo largo de sus murallas y disfrutar de unas magníficas vistas de las islas,  del puerto pesquero y de la ciudad.

 Ciudadela de Essaouira.

Ciudadela de Essaouira.

Ciudadela de Essaouira.

Ciudadela de Essaouira.

Ciudadela de Essaouira.

Ciudadela de Essaouira.

Ciudadela de Essaouira.

La Plaza Moulay Hassa es el corazón de la medina y el sitio más animado de la ciudad. Ubicado cerca de las murallas y del puerto, este bonito lugar ofrece un entorno ideal para disfrutar de un té a la menta y  de la heladería artesanal italiana que hay en ella, que aunque no sea típico marroquí, hacen unos helados impresionantes.

Plaza Moulay Hassa de Essaouira.

Artistas, músicos, artesanos y tiendas de todo tipo se encuentran por todos los rincones de la medina, ofreciendo no sólo unas vistas llenas de colorido, sino que además llenan el aire de fragancia a especias y aromas de la madera thuya trabajada. Las muestras de tejidos o joyas de plata son también parte del carácter de la medina.

Essaouira.

Essaouira.

Essaouira.

El Museo de Sidi Mohammed Benabdallah Situado en una antigua casa señorial construida en el siglo XIX, presenta parte del patrimonio cultural de la provincia así como información histórica sobre la ciudad y su región desde los tiempos prehistóricos. El museo expone también varias colecciones que ponen en escena el patrimonio artesanal de la ciudad.

Los artesanos fabricantes de instrumentos musicales hacen gala de su maestría en la fabricación de instrumentos de música tradicional tales como el laúd, el tamboril, el gumbri, o el hajhouj.  El gumbri es el instrumento base en la música y bailes gnaua.

Artesanos de Essaouira.

 

Playas.

La playa de la ciudad es la más apta para el baño y para tomar el sol de toda la zona, ya que es la más protegida de los vientos y cuyo declive hacia el mar es suave y progresivo, haciendo el baño más seguro, especialmente para los niños.

Essaouira.

Essaouira.

La Playa de Diabat, al otro lado de la desembocadura del Oued Ksar, debe su encanto a sus magníficas dunas y a las vistas que de la ciudad desde allí se obtienen, además de observarse también los restos de una fortaleza del S XVIII, edificada por el Sultan Sidi Mohamed Ben Abdel-lah. Se accede a ella saliendo de Essaouira en dirección a Agadir, para, a los 7 km., tomar un desvío  justo después del puente que cruza el rio.

A unos 27 km. de Essaouira, al sur de Cabo Sim, encontramos la Playa de Sidi Kaouki, excesivamente ventosa y, por ello, con mucho prestigio entre los surferos, aunque no es recomendable para principiantes. Se accede a ella por la carretera costera hacia Agadir, pocos km. después del cruce de Diabat. Es amplia y extensa, presidida por el morabito de Sidi Kaouki. El baño en sus aguas puede resultar peligroso.

 

Festivales de música.

En el verano del 69, Essaouira recibe a un huésped inesperado. Jimmy Hendrix, quien en pleno apogeo de su fama, decide descansar unos días de vacaciones y volar hacia Marruecos. Es en Essaouira donde pudo “refugiarse” y descansar. Aunque su visita fue corta, pues tenía que preparar el festival de Woodstock, su estancia marcara como ciudad bohemia para siempre la historia de la ciudad, siendo posteriormente visitada por otras muchas estrellas de la música.

A principios del verano, cada año se presenta el Festival Ghaoua y Músicas del mundo de Essaouira, que transforma la ciudad en la meca de la música Gnaua con la participación de los más grandes Maâlems Gnaua (maestros).  Anteriormente llamado Festival Gnawa de Esaouira,  nació en 1998 para apoyar el patrimonio Gnaua en este país. Pronto se convirtió en un acontecimiento muy importante que ha ido creciendo gracias a la participación de músicos internacionales y la cantidad de personas que asisten al evento, cada vez más numerosa.

Otros festivales que se producen en la ciudad son el Festival de los Alisios, que desarrolla música plural y multicultural, sinfónica, clásica y popular, canto coral y aires de ópera, y el evento Los Andalusíes Atlánticos, que quiere ser un foro cultural español marroquí con dimensiones mediterráneas  y latinoamericanas ofrece conciertos musicales, talleres artísticos, simposios, exposiciones.

Resumiendo: Tienes que ir a Essaouira.

Deja un comentario