DireccionesTelefonos

Marruecos: Seguridad, alcohol, drogas y homosexualidad

Desde el punto de vista de la seguridad, Marruecos es un país seguro y amistoso con el turista, aunque sufra la estigmatización del terrorismo yihadista.
En las ciudades más importantes se aprecia un incremento de robos por los sistemas de descuido, carteristas y del tirón. Los robos con violencia no son usuales, aunque algunos se han producido mediante el uso de armas blancas, por lo que deben extremarse los cuidados.

Marruecos es un Estado Confesional, y por tanto la religión oficial -el Islam- influye en el estatuto personal de sus ciudadanos y condiciona, a veces, también la conducta de los turistas extranjeros.

Deben evitarse las zonas militares (que está prohibido fotografiar).

Las zonas desérticas con o sin señalización o zonas rurales poco pobladas, es recomendable hacerlo en más de un vehículo y con una organización adecuada.

En la cadena montañosa del Rif, se identifica un cierto peligro por la presencia de personas que, en ocasiones, intentan vender hachís insistentemente a los turistas extranjeros.

En caso de infringir la ley vigente en Marruecos, dando lugar a la denuncia por la correspondiente Autoridad local, se recomienda ponerse en contacto inmediatamente con el Consulado español más cercano o con el Consulado de la Unión Europea más próximo.

Vestirse adecuadamente y sin llamar mucho la atención puede evitar algún contratiempo.

Es recomendable solicitar permiso al agente policial más cercano antes de fotografiar un edificio público, por si existieran restricciones por razones de seguridad en este sentido.

Las playas atlánticas marroquíes suelen ser de mar abierto, con fuertes corrientes, por lo que debe extremarse la precaución.

La red de autovías es buena y, el estado de las mismas es francamente aceptable, aún así, las carreteras marroquíes son, en general, peligrosas debido al intenso tráfico de las vías principales, la actitud imprudente de muchos conductores, así como por el habitual cruce de peatones y animales por las citadas vías, o en razón del deficiente mantenimiento de las rutas secundarias. Todas las autovías son de peaje.

Para telefonear desde Marruecos es obligatorio añadir un cero (“0”) antes de cualquier número.

ALCOHOL

Puede encontrarse alcohol en los establecimientos que dispongan de dicha licencia. Pueden pedirte el pasaporte para su venta.

DROGAS

En Marruecos se pena la posesión, aunque sea para consumo propio, de cualquier tipo de droga, con independencia de la propia tipificación prevista para el tráfico de estupefacientes. Las penas por consumo pueden oscilar entre un mes y los 5 años de cárcel, en función de la eventual reincidencia, además de una multa de 1.200 DH de tipo administrativo y otra multa impuesta por la aduana, cuya cuantía varía según el valor de la droga incautada.

Por tráfico de drogas, las penas a imponer van de los 5 a los 30 años de prisión, según las circunstancias y que el acusado sea reincidente o no, además de las multas ya referidas. Las autoridades marroquíes suelen exigir el pago íntegro de las multas impuestas como condición previa a considerar las solicitudes de traslado de presos a España, en cumplimiento del Tratado bilateral existente al respecto.

HOMOSEXUALIDAD

Conviene saber que, de acuerdo con la legislación vigente, las relaciones homosexuales pueden ser objeto de persecución penal.

Deja un comentario