Viajar con Niños

Viajar con niños

El viajar con niños siempre conlleva una parte de planificación para que el viaje no se convierta en una mala experiencia. Además, si el destino seleccionado es de los denominados como “exóticos”, el reto de un poco mayor, ya que hay que tener en cuenta más detalles de los habituales.

Consejos generales para viajar con niños

Te dejo a modo de guía aquellos puntos que suelo tener más en cuenta a la hora de moverme con los niños:

  • Si necesitáis hacer uso del Pasaporte solicita con bastante tiempo la cita (en algunas capitales tardan meses en darte una cita para el pasaporte), y recuerda que es necesario la presencia y autorización de ambos padres o de los tutores legales. Que no te pille el tema por sorpresa.
  • Contrata un seguro médico y de repatriación de viaje para todos los miembros de la familia.
    Revisa que lleves toda la documentación necesaria, no olvidando el libro de familia.
  • Preocúpate de su hidratación. Una hidratación correcta te evitará muchos disgustos. Hidrátate tú también. Bebe y haz beber a tus hijos antes de tener sed. Recuerda que la sed es un síntoma menor de deshidratación.
  • Asegúrate de tener facilidad para encontrar alimentación específica para niños y bebés si vas a visitar un país “exótico”. Procura llevar bien atado éste tema.
  • Si algún miembro de la familia sufre de algún tipo de alergia alimentaria o es problemático con la alimentación, deberás asegurarte de llevar tus propios productos.
  • Chupas y tetinas de sobra por si alguna se pierde o deteriora.
  • Haz todo lo posible por mantener la misma rutina y horas si viajar con un bebé, ellos lo agradecerán y tú descansarás mejor.
  • Según a dónde viajes, igual necesitas llevar contigo un calienta leches/potitos, no en todos los sitios encontrarás dónde calentarlo. Por cierto, aquí te dejo un truco: antes de cargar tu termo con la comida caliente llénalo con agua lo más caliente posible y déjalo un par de minutos, así cogerá temperatura y no le “robará” calor a la comida, durando caliente por más tiempo.
  • Sumérgelos en la cultura del país. Busca información y cuéntasela a ellos de forma que la pueda entender (adaptada según la edad, claro). Los niños, aunque no compartan un idioma común, interactúan con naturalidad, fomenta los juegos con niños del país. Una simple pelota rompe el hielo rápidamente (en un entorno adecuado para ello).
  • Enséñales viajando. Puedes enseñarle el mapa, algo de ciencias naturales mientras paseáis. Explicarle algo de la historia del lugar en el que estáis en ese momento. Gastronomía (que prueben de todo). Que interactúen con los animales (con precaución y bajo supervisión). Pero recuerda, estáis de vacaciones y no en un taller del colegio, déjales tiempo para divertirse.
  • Llévate una regleta con adaptador internacional. Así podrás recargar todos tus dispositivos a la vez.
  • Añade en tu maleta una luz piloto aunque el peque sea mayorcito. Puede resultar desconcertante para ellos el despertarse en un lugar extraño. Además, nos será también útil a nosotros por si tenemos que despertarnos temprano o durante la noche por la razón que sea.
  • Identifícales. Existen multitud de pulseras de identificación en el mercado, o búscate una manualidad para hacer con ellos sus propias pulseras o collares de identificación. Podéis tener una distinta por cada ciudad que visitéis.
  • Siempre de la mano o junto a vosotros en zonas de aglomeraciones o zocos. Evitaréis disgustos.
  • El tener localizados parques, zonas de juegos, una playa, una piscina, etc., te servirá de apoyo para que ellos tengan momentos para SU viaje.
  • Si viajas en coche deja sitio para alguno de sus juguetes preferidos. Algún balón, ¿que ocupa mucho? pues de los hinchables (en ese caso llévate al menos dos, por los pinchazos). Y cualquier cosa que pueda servir para que quemen energías, disfruten y además hagan algo de deporte, que no todo sea ponerles películas en el coche.
  • Dales una cámara de fotos. Hay modelos muy baratos e incluso para niños, no tiene que ser una cámara espectacular. Déjales que se sientan protagonistas de su “expedición” y que retraten su forma de ver el viaje. Enséñale un par de nociones y cómo usarla (nada de un curso de fotografía…salvo que te lo pidan, claro), déjalos a su aire. Seguro que salen imágenes muy divertidas y estará luego en casa deseando verlas y enseñarlas.
  • ¿Qué tal añadir turismo activo en tu agenda? Un poco de senderismo, alguna rutita corta en bicicleta, algún deporte de playa…
  • Usa la noche para viajar en traslados largos (vuelos, desplazamientos por carretera) y las horas de siesta para avanzar kilómetros… ¿que a ti también te apetece una siestecita? Pues a descansar, que estáis de vacaciones.

Cuidados de la madre viajera

  • No olvides todos tus elementos necesarios tanto para tu higiene íntima así como los del cuidado de tus mamas si estás en época de lactancia.
  • Dar el pecho en algunos países puede ser un tema un poco complejo, procura hacerlo en zonas más apartadas y discretas.
  • Si vas a hacer uso de una mochila ergonómica sí o sí. El bebé no se nota, va protegido, algunas tienen una capucha tanto para proteger al niño como para que no se note que vas dando el pecho, y te librará de hacer un uso intensivo del carro.

Deja un comentario